***
Martes, Agosto 21, 2018
   
Tamaño de Texto
ImprimirE-mail

USO DE ÁREAS ACUÁTICAS

De acuerdo a la normatividad vigente, las aguas son de propiedad del Estado y su dominio es inalienable e imprescriptible. No hay propiedad privada de las aguas, ni derechos adquiridos sobre ellas. En este sentido se ha establecido que la Dirección General de Capitanías y Guardacostas (DICAPI) puede:

a. Otorgar el derecho de uso de áreas acuáticas dentro del dominio marítimo, incluida la franja ribereña, y en las márgenes de los ríos y lagos navegables, hasta la más alta crecida ordinaria, según las normas establecidas para tal efecto.

b. Autorizar la instalación o construcción de obras temporales o permanentes en las áreas acuáticas, a excepción de puertos, terminales y otras instalaciones acuáticas de uso comercial, así como efectuar las inspecciones de seguridad requeridas, sin perjuicio del cumplimiento de las normas emanadas de otros sectores u organismos de la administración pública.

Está prohibido ocupar áreas acuáticas para cualquier fin, sin la respectiva autorización.

El derecho de uso de un área acuática es el acto administrativo en cuya virtud se confiere al usuario el derecho de ocupar un área marítima, fluvial o lacustre. Es importante mencionar que el derecho de uso de un área acuática no comprende el derecho de explotar los recursos naturales existentes en la respectiva área, ni en el lecho o subsuelo, ni el otorgamiento de licencias para el desarrollo de actividades controladas por otras entidades de la administración pública.

Mediante resolución directoral, la DICAPI se otorga derechos de uso de áreas acuáticas en los siguientes casos:

a. Fines de acuicultura.
b. Instalación de tuberías submarinas, cables, artefactos navales y similares.
c. Fondeaderos.
d. Instalación de boyas de amarre y señalización de primera y segunda categorías.

Mediante resolución suprema del sector defensa, a través de la DICAPI se otorga derechos de uso de áreas acuáticas para los usos de área acuática destinados a instalaciones acuáticas, tales como muelles, embarcaderos, terraplenes, terrenos ganados al mar, ríos y lagos, espigones, plataformas fijas, y aquellos no considerados en el párrafo anterior.

Los derechos de uso de áreas acuáticas que se otorgan mediante resolución directoral y resolución suprema tendrán un plazo máximo de hasta 30 años renovables, teniéndose en cuenta la autorización del sector competente respecto de la actividad a llevarse a cabo, así como la naturaleza y envergadura de las obras y el monto de la inversión.

Los derechos de uso de áreas acuáticas terminan:

a. Por vencimiento del plazo de duración.
b. Por término o imposibilidad del objeto para el que fueron otorgados.
c. Por renuncia del usuario a su derecho, aprobada por la autoridad marítima.
d. El Estado se reserva el derecho de poner término al derecho de uso que se otorgue de conformidad con el reglamento, por razones de seguridad, necesidad o interés público, sin derecho a reclamo alguno por parte del usuario.

Los derechos de uso de áreas acuáticas caducan:

a. Si el usuario no hace uso del área para los fines solicitados en un plazo de un año, salvo caso de fuerza mayor.
b. Por incurrir en un atraso mayor de 6 meses en el pago de los derechos correspondientes.
c. Por destinar las áreas a un uso distinto, sin autorización.
d. Por transferencia, total o parcial, no autorizada.
e. En los demás casos en que el adjudicatario no cumpla las obligaciones que le impongan las leyes, el reglamento y la resolución de otorgamiento del derecho de uso.

Al término del derecho de uso, el usuario está obligado a retirar en su totalidad la instalación acuática o artefacto naval, salvo que la DICAPI estime de interés público su permanencia.

Visítanos también en:


logominam

spda
 biopirateria
 actualidadambiental
 iniciativa
 legislacion
 legislacionforestal

dizi izle büro mobilyaları by1by.com
canakkale