***
Martes, Octubre 15, 2019
   
Tamaño de Texto
ImprimirE-mail

CAMBIO DE USO DEL PATRIMONIO FORESTAL NACIONAL

La creciente preocupación por el cambio de uso de tierras del patrimonio forestal nacional hacia otras actividades (por lo general, plantaciones de monocultivos y/o agrícolas), aumentó aún más con la dación del decreto legislativo 1090, ley forestal y de fauna silvestre. Dicho decreto hacía una diferenciación entre las tierras que formaban parte del patrimonio forestal nacional, solo incluyendo en ellas a las tierras de protección forestal y dejando así de lado a las de producción forestal. Dicha situación podría haber creado incentivos perversos para la deforestación en áreas consideradas como de producción forestal. Considerando la creciente presión ejercida para modificar esa norma, especialmente por diversos actores del sector forestal (como las comunidades nativas y la sociedad civil), mediante la ley 29317 se incluyó nuevamente a las tierras de producción forestal dentro del patrimonio forestal nacional, estableciéndose también dos ajustes para el cambio de uso de tierras: (i) las tierras pertenecientes al patrimonio nacional solo podrán ser objeto de cambio de uso en caso de declararse de interés nacional los proyectos a ejecutarse en dichas áreas. Dicha declaración deberá ser promulgada mediante decreto supremo refrendado por el ministro del Ambiente, en coordinación con la entidad del sector correspondiente (cabe señalar que con la legislación anterior el cambio de uso de tierras era aprobado directamente por el MINAG); y (ii) adicionalmente, dichos proyectos deberán cumplir con lo establecido en la ley 27446, ley del sistema nacional de evaluación de impacto ambiental, y su reglamento.

Si bien tanto el decreto legislativo 1090 como su modificatoria han sido derogados y a la fecha se encuentra vigente la ley 27308, ley forestal y de fauna silvestre del año 2000, la creciente actividad tendiente al cambio de uso de tierras continúa. Dicha realidad se ve plasmada no solo en actividades tendientes a crear grandes plantaciones para biocombustibles, sino también, por ejemplo, en la agricultura migratoria. En ese sentido, es necesario elaborar un marco normativo idóneo que regule dichas actividades y que establezca con el apoyo de otros instrumentos de gestión, dónde se las podrá realizar sin que impacten en términos ambientales a los ecosistemas forestales existentes.

Visítanos también en:


logominam

spda
 biopirateria
 actualidadambiental
 iniciativa
 legislacion
 legislacionforestal

dizi izle büro mobilyaları by1by.com
canakkale